Prensa Web

Chile B

Un centenario cuento de Navidad: la paz de Noche buena de 1914

Miércoles 24 de diciembre de 2014

Estamos acostumbrados a que en estas fechas se reciten los típicos cuentos de Navidad, fantasías hechas para la entretención de los niños. Pero no es esa clase de cuentos que amerita narrar esta vez. Es nuestra pretensión conmemorar un cuento que no tiene nada de irreal, pero mucho de increíble.

Si en 40 años no hubo ninguna guerra significativa en suelo europeo se debió a que en buena medida hubo un clima hegemónico de Libertad. Pero la Paz propiciada por la abstención política en favor del libre intercambio cultural y económico entre los pueblos, luego se vio amenazada y finalmente aniquilada por una creciente actividad estatal de las distintas potencias europeas que se propusieron cautivar sus mercados coloniales (lo que, por supuesto, incentivaba a una competencia colonialista mucho más violenta) y a reestablecer las barreras comerciales. Como adelantara Bastiat, si los bienes no cruzaban las fronteras, lo terminarían haciendo los ejércitos. Y cuando los medios diplomáticos se agotaron, se cumplió la sentencia de von Clausewitz de que “La guerra es la continuación de la política por otros medios”. Después de un capítulo de Paz en la Historia Europea, estalla la primera Gran Guerra del tiempo contemporáneo.

Por la ignorancia propia de la inexperiencia bélica, de estrategas a rasos todos pensaron que la Gran Guerra estaría resuelta en cuestión de meses, pero los movimientos de las primeras semanas al poco pasar se estancaron. Para los generales todo se volvió infinito, mientras que en triste paradoja todo se volvió fugaz para los soldados que eran arrojados al campo por el silbato de los oficiales y tumbados en este por la metralla del enemigo, si acaso no tenían la suerte de solo sufrir mutilaciones enredados en el alambre de púas. Medio centímetro de avance en el mapa significaba decenas de miles de hombres en las tumbas, simplemente parecía que nada podría satisfacer la sed de sangre del conflicto ni mucho menos ponerle fin.

En este contexto de decepción, angustia, dolor y sobre todo de cansancio del odio que, haciendo honor a la “magia” que rodea a la fecha, es que en la Noche Buena de 1914 los soldados del frente occidental deciden espontáneamente, y en rebeldía de sus indemnes superiores, pactar una tregua. Partió con entonaciones internas de melancólicos villancicos, los que a cien metros de distancia eran perfectamente audibles por la facción enemiga. Luego comenzaron a coincidir estas canciones, identificando melodías que por supuesto portaban distintas letras. Le siguieron tímidas señales de banderas blancas y desenlazó en atrevidas exposiciones por sobre las trincheras de cuerpo entero, cosas estas que no fueron sino pasos de fe en medio de la desesperación.

La maravilla de este cuento radica en que, lejos de ver en los ojos ajenos la enemistad, los soldados vieron en el ojo del prójimo un reflejo de su propia Humanidad. El universal sentir de la Navidad pudo inundar lo que hasta hace horas eran los campos de lucha y muerte. Este suceso ha inspirado decenas de películas y documentales, y en efecto es un momento clave en donde el clamor de Libertad y paz inscrito en nuestra propia composición humana venció a la guerra y a la coacción estatal, donde el odio fue superado por un espíritu de fraternidad. El dolor fue reemplazado por un regocijo al que no le importó mucho el color del uniforme ni las barreras de lenguaje. Lo que viene después es la bella continuación de este cuento: sepultura de los cuerpos de los amigos caídos en combate, liturgias compartidas entre distintos credos, competencias deportivas, cantos alegres y cuanto más, hechos que en algunos lugares se extendieron hasta bien entrado Enero de 1915.

Pero este excepcional cuento también es excepcional en su fin, no termina con un “felices para siempre”. Toda esta sucesión de hechos increíbles sucede bajo la total incomprensión de los políticos, generales e industriales amigos del gobierno. Es la tendencia de quienes tienen poder el asfixiar cualquier intento humano de Libertad. Sin embargo hemos de recordar que ese día la Humanidad venció a la guerra. El pacto de paz fue entre personas ordinarias nacidas en libertad, que ejercían esta última en los actos cotidianos de bondad y cooperación antes del enfrentamiento bélico, fue un reclamo de lo que les pertenecía por derecho propio. En el tiempo presente es de provecho conmemorar este maravilloso suceso para tener conciencia de cuál es la reacción de los hombres libres ante circunstancias en que se les arrebata su propia opción de elegir y sus sentimientos humanos más básicos de solidaridad y fraternidad.

Francisco Sánchez Urra y Joaquín Rodriguez Droguett
Analistas Círculo Acton Chile

  • Visto: 384

Las ideas detrás de los errores del Gobierno

Jueves 13 de noviembre de 2014

De una u otra forma las críticas al actual gobierno se pueden separar entre aquellas que son circunstanciales y aquellas que se basan en la profundidad de las ideas que hay en las medidas que se plantean. Al respecto complementare “tres errores”, señalados en una columna anterior, con el objetivo de establecer la importancia de las ideas y sus consecuencias.

En torno a Educación no es tan sólo el ataque al derecho de elegir de los padres, es más aún el valor de la defensa de la libertad y el rol del Estado en educación, pues al afectar el rol subsidiario del estado se está afectando al enorme porcentaje de establecimientos subvencionados, que abarcan más del 54% de la matrícula, también estableciendo un control e impidiendo el surgimiento de nuevos proyectos educativos que generen mayor diversidad y oportunidades de elección.

Debemos recordar que el rol de la DC, no es una opción, al tratar de mantener sus cuotas de poder dentro del gobierno, su rol como moderador o puente de consenso se ve sumamente limitado tras haber “pagado” su costo al ceder los cupos parlamentarios al Partido Comunista, que por cierto esta sobre representado en el parlamento y con grandes cuotas de poder en el gobierno, no es misterio para nadie que su ideario atenta contra la libertad de las personas y el establecimiento de consensos en el país. No es, por lo tanto, cuestionado el proyecto de la gratuidad en educación superior universitaria, al contrario es su eslogan junto a la demonización del lucro que tantos personeros de derecha también han adoptado.

En el tema del Empleo debemos ser muy cautos pues esto no tiene que ver con la intención de generar desempleo por parte del gobierno, lo cual es intrínsecamente perverso, sino en las reformas que han limitado la inversión, han generado desconfianza y han hecho de Chile un país menos atractivo para generar emprendimientos e invertir.

El actual gobierno ha generado empleos, eso es una realidad, engrosando el aparato público, lo que nos debe preocupar es que ya siendo una realidad la Reforma Tributaria y anunciada la reforma laboral, los conductores de nuestro país han errado en la implementación de ideas que claramente atentan contra la generación de riqueza, emprendimiento y la misma propiedad privada, quienes pagan los costos de este afán de redistribución son todos los habitantes del país, no tan solo unos cuantos, las tasas de desempleo son solo una señal dentro de múltiples indicadores económicos que se manifiestan en el desarrollo de la vida de millones de chilenos.

Concluyendo con Políticas Públicas hay que ser claro que, a pesar de ser tema de primordial importancia la seguridad, salud o Transantiago, nuevamente se cae en superficialidades que no tienen que ver con el fondo de las ideas, como por ejemplo el rol del Estado y cuando éste tiene un papel interventor más amplio que la aplicación de éstas, como la generación de bonos y la instauración de un sistema de bienestar que en pocos años nos tendrá ahogados, éstas tienen que ser entendidas dentro de las lógicas que son concebidas, cuando son inspirados por la premisa de la redistribución de riqueza y la demagogia nos lleva al abismo y “he ahí la madre del cordero”, el tema de seguridad no se resuelve con mayor presencia del Estado, al igual que el de salud y el Transantiago, hay que generar un espacio para que las personas sean libres de elegir, generar instancias libres para que problemas públicos también puedan ser solucionados con la participación de personas y que la oferta en salud aumente para que así se pueda generar mejores condiciones para todos sus usuarios.

Los errores del gobierno no están en sus acciones circunstanciales, sino en la base errada de no creer en las personas, la fatal arrogancia de aquellos que creen saber más que el resto de las personas para decidir por ellas y esa necesidad de establecer al Estado como “mesías”.
El error del actual gobierno es pensar que sus habitantes no son capaces de valorar, vivir ni ejercer la libertad. Por lo tanto, en este ámbito no pasa por un cambio de ministro, decisiones o estrategia, sino que por un cambio de ideas, esas mismas que creen en las personas, su capacidad de forjar su propio destino y buscar su propia felicidad, la de una sociedad de individuos libres y responsables, que favorezcan la paz, el dialogo y el progreso.

Francisco Sánchez Urra
Analista Círculo Acton Chile

  • Visto: 365

Todo Chile en modo Mundial

Jueves 12 de junio de 2014

A poco del inicio de la Copa Mundial de fútbol, parece que el frenesí de uno de los espectáculos más hermosos del deporte rey acapara todas las conversaciones. Algunos recesos momentáneos en relaciones amorosas —y hasta las “reuniones laborales”— curiosamente aumentarán a partir del 12 de junio. Nuestro país nuevamente se enfrenta a un desafío mundial y ya algunos sueñan con ver a la selección chilena en la final levantando la copa, otros más pesimistas sólo piensan en cómo pasar la primera ronda o se preguntan qué papel desempeñará nuestra selección en Brasil.

Lo cierto es que todos somos protagonistas de otro desafío que hace mucho estamos jugando y que de a poco nos ha llevado a posicionarnos a nivel mundial. Esa prueba es mayor a la copa de la FIFA o la Copa América y trae beneficios para todos sus habitantes: el desafío de alcanzar el progreso.

Al igual que en un partido de fútbol, nadie sobra en el camino hacia el progreso y las estrellas brillan, Alexis Sánchez y Eduardo Vargas en la delantera asombran y arrastran a todo un equipo hacia la victoria. Los toques de media cancha, como lo hace Marcelo Díaz, que de una u otra forma generan maravillosas jugadas, la defensa necesaria y siempre atenta permitiendo que no nos pasen goles como lo hace Gonzalo Jara y Mauricio Isla, es donde cada uno de los individuos juega para todo el equipo sin importar la posición. Lo genial de este juego es que funciona en una cancha con reglas claras y que permite que todos jueguen demostrando sus propias capacidades. Es un espacio llano para la creatividad, donde cada jugada es fundamental para alcanzar el objetivo y el árbitro vigila atentamente las jugadas dentro del marco establecido sin impedir que cada una de las personas desarrolle sus habilidades o sorprenda al público con jugadas dentro del marco establecido.

En el fútbol las reglas son claras y el juego sucio efectivamente lleva a la expulsión, aunque efectivamente los árbitros siempre son cuestionados y pocas veces aplaudidos. En cambio, en la vida diaria, algunos evaden las reglas, rompen o pretenden cambiarlas y muchas veces son aplaudidos o justificados por quienes aspiran a hacer lo mismo. Para encaminar el progreso, las reglas se deben cumplir y cada uno tiene que decidir en qué momento utilizar sus destrezas y así sumar a todos en un abrazo de triunfo. Es fundamental que estas reglas estén claras en todo sentido y se respeten para garantizar el juego limpio. Todos estamos llamados a convertir un gol en algún minuto o asombrarnos con arqueros atacando en el área chica rival o con un defensa evadiendo a todo el equipo contrario, lo cierto es que nadie está excluido de realizar un emprendimiento, generar una idea novedosa y de cambiar el mundo.

Es de esta manera que quienes emprenden un desafío día a día, sueñan con la búsqueda de su propia felicidad a través de su esfuerzo y trabajo duro, también tienen mucho que demostrar y así inspirar a otros, ¿acaso no es lo que buscamos al ejercer la libertad? Pues al elegir entre varias opciones dentro de nuestras posibilidades estamos decidiendo entre opciones que otros generan y así casi en forma imperceptible todos nos relacionamos.

Chile en “modo mundial”… ¡Obvio! Estamos en una final constante cada día y todos participamos en una fiesta que no necesita invitación, la cancha nos espera y el mundo está expectante, como cada uno de los habitantes del país que es capaz de forjar libremente su propio destino frente a este desafío… Nadie está en la banca, todos estamos incluidos, hay que atreverse a jugar.

Francisco Sánchez Urra
Analista Círculo Acton Chile

  • Visto: 414