Las ideas detrás de los errores del Gobierno

Jueves 13 de noviembre de 2014

De una u otra forma las críticas al actual gobierno se pueden separar entre aquellas que son circunstanciales y aquellas que se basan en la profundidad de las ideas que hay en las medidas que se plantean. Al respecto complementare “tres errores”, señalados en una columna anterior, con el objetivo de establecer la importancia de las ideas y sus consecuencias.

En torno a Educación no es tan sólo el ataque al derecho de elegir de los padres, es más aún el valor de la defensa de la libertad y el rol del Estado en educación, pues al afectar el rol subsidiario del estado se está afectando al enorme porcentaje de establecimientos subvencionados, que abarcan más del 54% de la matrícula, también estableciendo un control e impidiendo el surgimiento de nuevos proyectos educativos que generen mayor diversidad y oportunidades de elección.

Debemos recordar que el rol de la DC, no es una opción, al tratar de mantener sus cuotas de poder dentro del gobierno, su rol como moderador o puente de consenso se ve sumamente limitado tras haber “pagado” su costo al ceder los cupos parlamentarios al Partido Comunista, que por cierto esta sobre representado en el parlamento y con grandes cuotas de poder en el gobierno, no es misterio para nadie que su ideario atenta contra la libertad de las personas y el establecimiento de consensos en el país. No es, por lo tanto, cuestionado el proyecto de la gratuidad en educación superior universitaria, al contrario es su eslogan junto a la demonización del lucro que tantos personeros de derecha también han adoptado.

En el tema del Empleo debemos ser muy cautos pues esto no tiene que ver con la intención de generar desempleo por parte del gobierno, lo cual es intrínsecamente perverso, sino en las reformas que han limitado la inversión, han generado desconfianza y han hecho de Chile un país menos atractivo para generar emprendimientos e invertir.

El actual gobierno ha generado empleos, eso es una realidad, engrosando el aparato público, lo que nos debe preocupar es que ya siendo una realidad la Reforma Tributaria y anunciada la reforma laboral, los conductores de nuestro país han errado en la implementación de ideas que claramente atentan contra la generación de riqueza, emprendimiento y la misma propiedad privada, quienes pagan los costos de este afán de redistribución son todos los habitantes del país, no tan solo unos cuantos, las tasas de desempleo son solo una señal dentro de múltiples indicadores económicos que se manifiestan en el desarrollo de la vida de millones de chilenos.

Concluyendo con Políticas Públicas hay que ser claro que, a pesar de ser tema de primordial importancia la seguridad, salud o Transantiago, nuevamente se cae en superficialidades que no tienen que ver con el fondo de las ideas, como por ejemplo el rol del Estado y cuando éste tiene un papel interventor más amplio que la aplicación de éstas, como la generación de bonos y la instauración de un sistema de bienestar que en pocos años nos tendrá ahogados, éstas tienen que ser entendidas dentro de las lógicas que son concebidas, cuando son inspirados por la premisa de la redistribución de riqueza y la demagogia nos lleva al abismo y “he ahí la madre del cordero”, el tema de seguridad no se resuelve con mayor presencia del Estado, al igual que el de salud y el Transantiago, hay que generar un espacio para que las personas sean libres de elegir, generar instancias libres para que problemas públicos también puedan ser solucionados con la participación de personas y que la oferta en salud aumente para que así se pueda generar mejores condiciones para todos sus usuarios.

Los errores del gobierno no están en sus acciones circunstanciales, sino en la base errada de no creer en las personas, la fatal arrogancia de aquellos que creen saber más que el resto de las personas para decidir por ellas y esa necesidad de establecer al Estado como “mesías”.
El error del actual gobierno es pensar que sus habitantes no son capaces de valorar, vivir ni ejercer la libertad. Por lo tanto, en este ámbito no pasa por un cambio de ministro, decisiones o estrategia, sino que por un cambio de ideas, esas mismas que creen en las personas, su capacidad de forjar su propio destino y buscar su propia felicidad, la de una sociedad de individuos libres y responsables, que favorezcan la paz, el dialogo y el progreso.

Francisco Sánchez Urra
Analista Círculo Acton Chile