• 11 de septiembre de 1973: el día que Chile se salvó de ser una nueva Cuba

    Gonzalo Ibanez Santa MariaUn homenaje a nuestros valientes soldados

    El fallecimiento de Fidel Castro es ocasión para que recordemos una época dramática de nuestra historia. La que discurre entre el 4 de septiembre de 1970 hasta el día 11 también de septiembre, pero de 1973, cuando nuestras Fuerzas Armadas y de Orden

  • 2014: momento de recordar el desastre y la esperanza

    Sábado 22 de febrero de 2014

    En 2014 conmemoraremos dos hitos que han marcado la historia de la humanidad en desastre y esperanza. Por una parte, se cumplen 100 años del inicio de la “Gran Guerra”, aquella que para pesar del mundo sería conocida como la Primera Guerra Mundial. Y también celebraremos 25 años de la la caída del “Muro de Berlín”, el ejemplo tangible de la represión y el resguardo de una de las más terroríficas utopías que nos ha brindado la historia. Ambos hitos son la expresión de aquel pensamiento que conllevó al reemplazo de los individuos a través de la imposición de ideales colectivos y sus nefastas consecuencias.

    En la Primera Guerra Mundial una generación pasó de una paz relativamente estable a una larga confrontación que llevó a la muerte a millones con una máquina de guerra nunca antes vista, que asombraría a sus más férreos defensores. Hombres partirían al frente en agosto de 1914 esperando regresar en Navidad. Lo largo de la confrontación nadie lo esperaba, la industria de paz que tantos avances había brindado en el siglo XIX tomó un giro que nos hizo conocer la guerra de gases, el tanque, el bombardeo aéreo y un sinnúmero de máquinas y técnicas con el objetivo de destruir al hombre, objetivo que no tan sólo se logró en el campo de batalla sino también en el de las ideas.

    Además de las millones de muertes, miseria y destrucción, las consecuencias de esta guerra fueron el fortaleciendo de las ideologías colectivistas y las estructuras planificadas, se perdió la fe en el individuo, su papel como creador y generador de riqueza; esto dio espacios a los experimentos de ingeniería social que produjeron los sistemas totalitarios más sangrientos que ha conocido la humanidad: la Alemania nacionalsocialista, la Italia fascista y la Unión Soviética comunista con sus tentáculos en diferente partes del mundo, que aplicaron las doctrinas socializantes al extremo de reemplazar al individuo por la ideología sin tomar en cuenta el costo en vidas, recursos y con la abierta convicción de que el Estado es la máxima expresión de justicia y redistribución de riqueza.

    La Segunda Guerra Mundial, que fue más sangrienta que la primera, culminó con el fin de la época del totalitarismo germano e italiano. Sin embargo, consolidaría el proyecto soviético que, ante la incapacidad de mantener a sus ciudadanos, crea un muro que divide literalmente una ciudad, un país, un conteniente, en fin, al mundo. El “Muro de Berlín” no es una metáfora, fue una realidad que mantuvo contenidos a millones de individuos y no fueron pocos los que arriesgaron sus vidas tratando que cruzar a Occidente, como tampoco fueron pocos quienes la perdieron buscando la posibilidad de forjar su propio destino, la búsqueda eterna de su propia felicidad y esa libertad de elegir que se les había negado.

    Estos hitos marcan el siglo XX de tal forma que nos deja ese una sensación pesimista; pero, al contrario, es de esperanza, como señaló el periodista e historiador Paul Johnson en torno a la década de los 70 en Occidente: “Aprendimos, una vez más, a valorar la importancia del mercado y del sistema capitalista que surge de él, para crear riqueza y libertad”, es una época de líderes extraordinarios que combatieron sin temor al proyecto totalitario soviético, nos referimos a Ronald Reagan, Margaret Thatcher y Juan Pablo II, líderes en una época compleja donde literalmente el mundo estaba a un botón de una guerra termonuclear.

    La caída del muro de Berlín, en noviembre de 1989, es la apertura a un mundo de esperanza donde el libre tránsito hacia Occidente no tan sólo representaba trasladarse un par de metros, sino ejercer con fuerza y sin miedo la libertad, aquella fe en el individuo, explorar sus capacidades y concretar sus aspiraciones, la posibilidad de buscar su propia felicidad.

    Son dos extremos de ese siglo XX que comienza con desesperanza y profundo dolor de una humanidad casi destruida con el horror de la guerra y que concluye con la esperanza plena de que no hay muros que contengan el espíritu del individuo, sus aspiraciones y la fuerza incontenible de la libertad.

    Francisco Sánchez Urra
    Analista Círculo Acton Chile

  • 8 de diciembre: el incendio de la Iglesia de la Compañía de Jesús

    Gonzalo Ibanez Santa MariaEl dogma de la Inmaculada Concepción de María había sido recientemente proclamado en 1854 por el Papa Pío IX. Era una fiesta que, de hecho, se celebraba en la Cristiandad desde muchos siglos antes; pero, con esa

  • Acciones totalitarias: Culto de maíz o "Choclomanía" en la URSS

    Martes 27 de diciembre de 2016mais

    Todos conocen el culto de Stalin, pero pocos conocen que fue reemplazado por el "culto al maiz", por el cual se conoce en Rusia el dirigente soviético Nikita Jruschiov.

  • América Latina: esperanza en la libertad

    Miércoles 12 de noviembre de 2014

    En octubre pasado un grupo de 60 jóvenes, provenientes de toda América Latina, se reunieron en Viña del Mar, Chile, para debatir sobre la libertad y la importancia de la sociedad de individuos libres, todo esto enmarcado en la tercera versión de la Universidad ElCato-Fundación para el Progreso, que contó con la presencia de destacados profesores.

    Fue un gran encuentro donde la esperanza en la libertad y la importancia de las ideas tuvo un gran protagonismo. En esa ocasión se generaron más preguntas que soluciones y eso nos llena de esperanza para quienes creemos en las personas y el ejercicio de la libertad.

    Así es, pues, para quienes creemos en la libertad, en el desarrollo de las aspiraciones y proyectos propios de cada individuo, no buscamos establecer marcos regulatorios o pautas de comportamiento, creemos que cada uno puede construir su propio destino sin la intervención de terceros estableciendo formas de progreso y paz.

    La libertad no es solo economía, es vida, prosperidad, desarrollo humano, filosofía y, más que nada, creer en las personas. Chile en estos momentos se encuentra en una encrucijada, una que pocos países pueden tener, fortalecer una senda de progreso y libertad que ha llevado a este país de América a ser un referente, más de 40 años de trabajo e ideas basadas en la libertad llevaron en una generación a cambiar el rostro del país, o retroceder cediendo al populismo, intervencionismo del Estado y la regulación, con un endeudamiento fiscal en alza, aumentos de impuestos.

    Todo esto se está manifiestando con el descenso en la clasificación internacional. El anuncio de que Chile dejo de ser el país más atractivo para invertir en Latinoamérica, según Doing Business del Banco Mundial, es una señal clara en ese sentido. A esto se suma que su crecimiento económico se estancó en el último año, lo que hace sospechar que en el próximo Índice de Libertad Económica, editado por la Fundación Heritage y el Wall Street Journal, Chile no logrará mantener su séptimo lugar a nivel mundial ni el primero a nivel latinoamericano.

    Para muchos de los presentes es una situación incomprensible y difícil de afrontar, lo importante es que estas instancias de reflexión dan un respiro de esperanza, fuerzas para continuar con la batalla de las ideas y seguir fomentando la libertad. Thomas Jefferson decía que “el precio de la libertad es la eterna vigilancia” y sus palabras son tan vigentes ayer como hoy, los ejemplos sobran y las instancias hay que formarlas, promoverlas y utilizarlas. Hay que debatir y lograr difundir estas ideas, cambiar el clima de opinión pero no para imponer sino para demostrar con toda la evidencia a mano que la libertad, cuando es ejercida con responsabilidad, trabajo y compromiso puede llevar a forjar nuestro propio destino.

    Si los jóvenes se preocupan de estos temas, hay gran esperanza para Chile y el resto de Latinoamérica. En realidad, hay una gran generación que, inspirados en otros, continuará vigilante y apasionada por la libertad, dando la batalla de las ideas y defendiendo con vigor que la llama de la libertad siga encendida.

    Francisco Sánchez Urra
    Analista del Círculo Acton Chile

  • Amnesia al horror

    Viernes 31 de enero de 2014

    Durante las últimas semanas se ha escuchado en forma continua, a veces con odiosa insistencia, a varios personeros del Partido Comunista defender lo indefendible. Por ejemplo, el diputado reelecto Lautaro Carmona, negó la violación sistemática de los Derechos humanos en Alemania Oriental; la diputada electa Karol Cariola declaró admiración ciega a Lenin y su obra; el dirigente comunista Camilo Ballesteros afirmó que en la dictadura cubana “hay una democracia distinta a la chilena”; y no olvidemos que el diputado Guillermo Tellier defendió el régimen totalitario de Corea del Norte.

    La verdad es que estas afirmaciones no son ninguna novedad. Lo inédito es el papel trascendental que el Partido Comunista tendrá en el gobierno de la Nueva Mayoría, ya sea eventualmente integrando el gabinete y, sin duda, con sus votos en la Cámara presidiendo nada menos que las comisiones de Cultura y Derechos Humanos. Por cierto, ¿cuál será la posición del futuro gobierno chileno, ese que –se supone– nos representará a todos, en materia de Derechos Humanos con estos paladines?

    Tengamos en cuenta los hechos. En Alemania Oriental había nada menos que un muro, múltiples alambradas, guardias armados con orden de fusilamiento y otros sistemas bárbaros para evitar la “fuga de ciudadanos”. En tanto, en Cuba hoy los balseros son un símbolo de la desesperación de quienes arriesgan sus vidas en aguas infestadas de tiburones para escapar de una economía planificada, de miserables condiciones de vida, sin libertad de expresión, ni derecho a la propiedad o la organización política. En ambos países, millones escapan del comunismo.

    La “democracia de los pies”, aquella que hombres y mujeres manifestaron arriesgando sus vidas –literalmente– para vivir fuera de esas utopías totalitarias comunistas, es uno de los mejores ejemplos de cómo el ser humano busca forjar su propio destino, aspirando a explotar sus propias capacidades para poder elegir en libertad su felicidad.

    ¿Qué llevó a hombres y mujeres a arriesgar su vida? Principios que para nosotros hoy son muy comunes, como la libertad de expresión, la posibilidad de mejorar a través del esfuerzo nuestras condiciones de vida, el libre tránsito, emprender, la propiedad privada, vivir sin miedo, es decir: libertad. Durante muchos años ésta fue negada, y aún lo es, por el comité central de alguno de estos “paraísos en la Tierra”, establecidos bajo el yugo del igualitarismo y con un terrorismo de Estado que ha cobrado millones de vidas.

    “Tapar el sol con un dedo” es una peligrosa práctica en donde la “amnesia al horror” parece ser otro de los múltiples intentos de reescribir la historia en el establecimiento del mesianismo estatal, ese que asegura que puede elegir mejor que los individuos y que no somos capaces de ejercer la libertad, libertad que añoramos cuando nos es escasa al igual que la buena salud.

    Francisco Sánchez Urra
    Analista Círculo Acton Chile

  • Chauvinismo en el Siglo XXI

    En un programa de TV uno de los panelista, con el asentimiento de los otros, decia: "Chile es un pueblo de gran valia, porque la gente es valiosa y es capaz levantarse de terremotos, tsunamis, catastrofes de todo tipo"
    Vale la pena preguntarse ¿que pueblo no es de gran valia? ¿que pueblo no se levanta de guerras, azotes climaticos, pestes y catastrofes?
    Lo prudente es evitar opiniones sin dar evidencias o pruebas sociologicas ya que basta con vivir un tiempo en el extrangero para comprobar que no hay pueblos naturalmente de "mas o menos valia", lo que hay son paises con mejores o peores institucionalidades, infraestructura, organizacion y gobiernos.
    No es realista hacer creer lo contrario en pleno Siglo XXI


    Jaime Garcia Covarrubias
    Doctor en Ciencias Politicas y Sociologia

  • El judío como el Free Rider de la Historia

    Domingo 1 de enero de 2017
     
    El precio por saber que estamos solos es alto. Fromm lo maneja muy bien en “El miedo a la libertad”. No sé si no tiene grises la dicotomía que él sostiene como el resultado –amor verdadero o alienación- pero evidentemente  estamos solos. No, no porque sean históricamente verdaderas las teorías del contrato social. Sino porque finalmente nos encontramos a solas con Dios en nuestra conciencia. ¿A quién pedir consejo sobre a quién pedir consejo? Incluso el creyente que está en una comunidad religiosa, debe, si su fe es madura, decidir estarlo. Y en esa decisión, estamos solos. La radical soledad. Si, Ortega ya hablaba de ella. Es la soledad de la conciencia ante Dios, de donde surge el derecho a la intimidad personal. No es la soledad del solipsismo, no es la negación de que nacemos en comunidades, no es la negación de la intersubjetividad del mundo de la vida con sus tradiciones e historicidad.
     
    Pero qué fácil no darse cuenta de ello, cuando de algún modo parece que NO dependemos de nosotros. Qué fácil que le fue a Aristóteles NO darse cuenta de lo que era la escasez, en una sociedad de esclavos. Qué fácil que le fue a Platón dividir –como siguen haciendo casi todos- a la sociedad en tres estratos, dos de los cuales vivían de los comerciantes que tenían que producir para el resto. Qué fácil ser noble, señor, rey, caballero u obispo con propiedades –hasta que se enfrentaron con dominicos y franciscanos- cuando vivían alegremente de la explotación de los siervos y vasallos. 
     
    El free rider surge cuando alguien, precisamente, dice “no”. El que se queda afuera (el free rider) del sistema es el que se da cuenta de que su derecho a la intimidad, a la libertad religiosa, es la soledad potencial que pasa de la potencia al acto, es asumir el control de la propia vida: es NO ser señor si eso implica explotar al siervo, es NO ser siervo si ello implica ser explotado por el señor. 
     
    Pero, a lo largo de la historia, todo esto fue difícil. No fue casualidad, sin embargo, que la libertad religiosa fuera creciendo en Occidente junto con el libre mercado, que sólo tuvieron en los EEUU su expresión institucional: los free riders de la Europa autoritaria.
     
    Pero en la historia de Occidente, hubo y hay un “tipo ideal weberiano”, un free rider por excelencia, que supo lo que es estar solo y se quedó solo, y tuvo que adelantarse, consiguientemente, al libre comercio que acompaña a la libertad religiosa: el judío. Despreciado, humillado, perseguido por comunidades que veían en él al otro, al diferente que NO querían ver, tuvo que comerciar en tiempos donde esa actividad no era digna de nobles, caballeros y señores que vivían de la explotación del siervo de la gleba. Eso aumentó más el desprecio, los preconceptos negativos, los odios y las burlas. El desprecio al comercio es finalmente el temor atávico a la libertad, a ser sí mismo, a saber que no tengo derecho a vivir del trabajo esclavo. Allí quedó, el judío, a lo largo de la historia, representando todo lo que las sociedades tribales despreciaban: la libertad religiosa, el ser otro, el libre comercio. El liberalismo, en suma. 
     
    Finalmente, como dice Hayek, la sociedad extensa se abrió paso ante la tribal, y todos tuvieron que saber que si quieren comer, no pueden robar, ni esclavizar, ni vivir en una aparente comunidad que sería inocente de la explotación del diferente. Pero casi todos, excepto en EEUU, se resistieron hasta donde pudieron y se siguen resistiendo. El marxismo leninismo, el nazifascismo, fueron (SON) todas formas atávicas de resistirse a NO ser explotadores del diferente. Pero, oh casualidad, los nazis, los fascistas, los franquistas, se hicieron eco del odio visceral al judío, que representaba en la historia a todo lo que ellos odiaban con más fuerza: el otro, el diferente, el que ejerce su liberad, su religión, su comercio, que es emprendedor, científico, empresario, creador. Las teorías conspirativas más absurdas, los temores atávicos del inconsciente reprimido, alimentaron y alimentan al odio al judío que sigue siendo despreciado excepto, oh casualidad, en los ambientes liberales clásicos y libertarios, que habito hace más de 40 años y en los cuales JAMAS escuché una sola palabra o expresión antisemita. Qué casualidad.
     
    Gabriel Zanotti
    Consejero Académico Círculo Acton Chile 
     

     

    El judío, en la historia, es el liberal. No sé si los judíos son plenamente conscientes de ellos, pero los antisemitas lo saben. Lo saben bien. Su odio visceral al liberalismo y al judío son la misma cosa.
  • Impunidad a la groseria

    Gonzalo Ibanez Santa MariaHa sido publicada la sentencia recaída en el juicio por injurias seguido contra el diputado Gaspar Rivas. Como se recordará, hace algunos meses este diputado, desde el hemiciclo de la Cámara de Diputado, injurió gravísimamente a un conocido empresario de

  • La imagen de Arturo Prat

    Domingo 08 de enero de 2017

    Ante la portada de un conocido semanario chileno utilizando la imagen del héroe máximo de nuestra historia patria Arturo Prat Chacón, me pregunto:

    ¿Hasta adonde es lícito o legítimo que por el sensacionalismo y la mediatización que genera una portada impactante, pase a llevar las bases de una de las instituciones más nobles de la República? ¿No es el vil lucro lo que persiguen generando un impacto mediático sin importar las consecuencias?

    El ejemplo de Prat como profesional de derecho, oficial de marina y padre de familia es ampliamente conocido, banalizarlo ante un caso injustificable y condenado públicamente atenta contra las bases mismas de nuestra cultura republicana.

    Francisco Sánchez
    Director ejecutivo

  • La infinita coherencia de los anti-Estado de Israel

    Domingo 8 de enero de 2017
     
    No soy precisamente partidario de los estados-nación. Estoy en contra de su misma noción. Son una de las peores herencias del racionalismo constructivista, al decir de Hayek. No deben identificarse con las naciones, como enseña Mises. Estoy en contra de los estados, por ende, como estoy en contra de la medicina estatal, la enseñanza estatal, las visas, los pasaportes, las aduanas, las fronteras, etc. También estoy en contra del estado del Vaticano, lo cual, como católico, es otro estigma en mi honrosa carrera de cerdo capitalista liberal hereje consumista y materialista. Pero bueno, hace mucho que soy un marciano viviendo en este planeta y, mal que mal, estoy relativamente adaptado. Me porto bien en los aeropuertos. Tengo mi pasaporte en regla. Qué la vamo a hacé, vio?
    Por lo demás, como dijo Hume (en épocas donde recién se estaban constituyendo los estados-nación) no hay (reitero: NO hay) legitimidad de origen en ningún estado. Back to de past, SIEMPRE alguien va a encontrar algún latrocinio, asesinato, conflicto, guerra, yo llegué primero, esto era mío, etc. Lo que hay es una legitimidad de ejercicio dada por cierta utilidad social del régimen (sea cual fuere) en cuestión, legitimidad que pasa por el respeto a los derechos individuales. 
    Por lo tanto, no soy partidario de la creación de ningún estado. Así que el tema del estado de Israel no debería afectarme especialmente. Lo que sí me preocupa es, como siempre, el doble estándar y la incoherencia de los que protestan contra la creación del estado de Israel pero, oh coherencia, están de acuerdo con sus propios estados, cuando en ninguno van a encontrar ningún tipo de legitimidad de origen. ¿Quién dijo que las guerras de independencia americanas fueron legítimas? Latinoamericanos, especialmente los nacionalistas de izquierda y derecha, ¿quién les dijo que sus guerras de independencia fueron legítimas? ¿Por qué no seguir unidos a la corona española? ¿Y quién dijo, a su vez, que las monarquías europeas, envueltas en sus guerras infinitas, eran legítimas? ¿Y quién dijo que la colonización europea en América fue legítima? Pero, a su vez, ¿de dónde sacaron que los reinos de los pueblos originarios eran legítimos? ¿A qué otros pueblos, esos pueblos, a su vez, habían sojuzgado? ¿Quieren seguir con los ejemplos? Denme UNO legítimo!!!!! Y la Argentina actual, ¿es legítima? ¿No dependió acaso de un decreto de Bignone?
    Pero todo esto, a un libertario como yo, ¿qué le importa? Sencillamente nada. Como enseñan Hume y J. Buchanan, la cuestión es de un punto presente para adelante, con libertades individuales y gobierno limitado, y punto. 
    Pero ahora parece que el único estado que NO se debería haber erigido es el estado de Israel. ¿Por qué el único? Entonces todos los demás, tampoco. Ah, eso no, ¿no? Pero si no, ¿dónde está la coherencia? ¿Es que no les gusta que los israelíes hayan vuelto a lo que ellos consideran su lugar originario? ¿No les gusta el sionismo? Pues bien, fue una resolución de las Naciones Unidas, las cuales AHORA, claro, parece que están bien. Pues a mí también las resoluciones de las Naciones Unidas me importan un rábano, pero a todos los demás parece que les importan cuando les convienen, y no cuando no
    Las épocas de los muros y los templos se resisten a su fin. Mientras tanto, gente, desde la primera venida de Cristo, el único templo está en el corazón del hombre: sépanlo también los católicos que idolatran como eternos los templos del estado del Vaticano, cuyos muros parece que sí son legítimos, y cuyo origen en un acuerdo con el fascista Mussolini, también. Los muros se resisten a su fin pero ellos mismos son su autodestrucción con las guerras que generan. Mientras tanto, antis-estado de Israel, estén en contra del origen de todos los estados y luego hablen. Peero claro, en medio de su empalagosa incoherencia, no dejarán en paz al estado de Israel, el único liberal en medio de una manada de totalitarios. ESO es lo que les molesta. Totalitarios, tiren las armas, comercien en paz, respeten la libertad religiosa, limiten el poder de sus gobiernos, y verán que la paz en medio oriente fluirá como el valle de la montaña.
     
    Gabriel Zanotti
    Consejero Académico Círculo Acton Chile 
  • La muerte de uno de los criminales más grandes de la historia

    fidel

     

    Ante la muerte de Fidel Castro debemos reflexionar cual fue su legado, del cual, Carlos Alberto Montaner nos da alguna luces tomando elementos claves de origen y contexto histórico.

  • Los santos inocentes, hoy

    Gonzalo Ibanez Santa MariaHoy conmemoramos una de las mayores atrocidades que registra la historia: la matanza de todos lo niños menores de dos años ordenada por Herodes para asegurarse que Jesús, el recién nacido, también muriera. Herodes no

  • Oración San José Protector

    Gonzalo Ibanez Santa MariaPara que proteja con especial celo a los niños que están por nacer, cuya existencia se verá amenazada en Chile por la legalización del crimen del aborto -que está pronto a votarse en el Senado de la República- y a sus madres que

  • Todo Chile en modo Mundial

    Jueves 12 de junio de 2014

    A poco del inicio de la Copa Mundial de fútbol, parece que el frenesí de uno de los espectáculos más hermosos del deporte rey acapara todas las conversaciones. Algunos recesos momentáneos en relaciones amorosas —y hasta las “reuniones laborales”— curiosamente aumentarán a partir del 12 de junio. Nuestro país nuevamente se enfrenta a un desafío mundial y ya algunos sueñan con ver a la selección chilena en la final levantando la copa, otros más pesimistas sólo piensan en cómo pasar la primera ronda o se preguntan qué papel desempeñará nuestra selección en Brasil.

    Lo cierto es que todos somos protagonistas de otro desafío que hace mucho estamos jugando y que de a poco nos ha llevado a posicionarnos a nivel mundial. Esa prueba es mayor a la copa de la FIFA o la Copa América y trae beneficios para todos sus habitantes: el desafío de alcanzar el progreso.

    Al igual que en un partido de fútbol, nadie sobra en el camino hacia el progreso y las estrellas brillan, Alexis Sánchez y Eduardo Vargas en la delantera asombran y arrastran a todo un equipo hacia la victoria. Los toques de media cancha, como lo hace Marcelo Díaz, que de una u otra forma generan maravillosas jugadas, la defensa necesaria y siempre atenta permitiendo que no nos pasen goles como lo hace Gonzalo Jara y Mauricio Isla, es donde cada uno de los individuos juega para todo el equipo sin importar la posición. Lo genial de este juego es que funciona en una cancha con reglas claras y que permite que todos jueguen demostrando sus propias capacidades. Es un espacio llano para la creatividad, donde cada jugada es fundamental para alcanzar el objetivo y el árbitro vigila atentamente las jugadas dentro del marco establecido sin impedir que cada una de las personas desarrolle sus habilidades o sorprenda al público con jugadas dentro del marco establecido.

    En el fútbol las reglas son claras y el juego sucio efectivamente lleva a la expulsión, aunque efectivamente los árbitros siempre son cuestionados y pocas veces aplaudidos. En cambio, en la vida diaria, algunos evaden las reglas, rompen o pretenden cambiarlas y muchas veces son aplaudidos o justificados por quienes aspiran a hacer lo mismo. Para encaminar el progreso, las reglas se deben cumplir y cada uno tiene que decidir en qué momento utilizar sus destrezas y así sumar a todos en un abrazo de triunfo. Es fundamental que estas reglas estén claras en todo sentido y se respeten para garantizar el juego limpio. Todos estamos llamados a convertir un gol en algún minuto o asombrarnos con arqueros atacando en el área chica rival o con un defensa evadiendo a todo el equipo contrario, lo cierto es que nadie está excluido de realizar un emprendimiento, generar una idea novedosa y de cambiar el mundo.

    Es de esta manera que quienes emprenden un desafío día a día, sueñan con la búsqueda de su propia felicidad a través de su esfuerzo y trabajo duro, también tienen mucho que demostrar y así inspirar a otros, ¿acaso no es lo que buscamos al ejercer la libertad? Pues al elegir entre varias opciones dentro de nuestras posibilidades estamos decidiendo entre opciones que otros generan y así casi en forma imperceptible todos nos relacionamos.

    Chile en “modo mundial”… ¡Obvio! Estamos en una final constante cada día y todos participamos en una fiesta que no necesita invitación, la cancha nos espera y el mundo está expectante, como cada uno de los habitantes del país que es capaz de forjar libremente su propio destino frente a este desafío… Nadie está en la banca, todos estamos incluidos, hay que atreverse a jugar.

    Francisco Sánchez Urra
    Analista Círculo Acton Chile

  • Valparaíso, sus problemas y expectativas

    Gonzalo Ibanez Santa MariaValparaíso constituye uno de los principales emblemas del país. Reconocido como Patrimonio de la Humanidad, se ha convertido en uno de los atractivos mayores para atraer turistas a todo Chile. Por otra parte, su puerto mueve una proporción muy